Dentro del recinto fortificado del castillo, y emplazada en su sector nordeste, se sitúa la Ermita de Nuestra Señora de La Piedad, que consta de una sola nave estructurada en tres tramos separados por arcos fajones rebajados, que apoyados sobre pilastras, soportan una bóveda de medio cañón con lunetos. Su muro trasero está coronado por un camarín de planta cuadrada cubierto con bóveda semiesférica y con bóveda rebajada para el pórtico que se adosa a sus pies. 

El origen del santuario posiblemente haya que encuadrarlo en el siglo XIII como un ejemplo más de las numerosas ermitas de repoblación que se erigieron por toda la comarca tras la conquista cristiana. Sabemos que fue la primera parroquia de la población, como nos testimonió Rodrigo Caro en 1634, y que primitivamente estuvo consagrada a Nuestra Señora del Castillo, según las indicaciones de Juan de Ledesma de 1633. 

Los retablos e imagen de la iglesia son en su mayoría de mediados y segunda mitad del siglo XX, destacando La Virgen de La Piedad, patrona de la localidad. 

Horario de Visitas:  

Martes a Viernes de 9.00 a 12.30 y de 16.00 a 18.00 horas. 
Sábados y Domingos: de 9.00 a 13.00 y de 16.00 a 18.00 horas. 
Horario de Verano: de 8.30 a 12.00 y de 19.00 a 21.00 horas. 
Los Lunes permanecerá cerrada, excepto si es festivo que pasa a Martes.